¿Es el corazón más inteligente que la mente?

September 24, 2017

 

Cuando nos enamoramos, durante la conquista o cuando nos rompen el corazón, nuestros amigos o seres queridos, nos llaman al orden para controlar los sentimientos y estar más tranquilos, moderados, inteligentes, a la hora de expresar nuestras emociones. De esta manera una frase como “ponle razón a lo que sientes” o “controla ese corazón con tu cabeza” hacen parte del lenguaje común que de alguna manera rige nuestra manera de percibir la vida. Y esto no solo pasa cuando nos enamoramos, también al momento de tomar desiciones importantes.

 

¿Pero hay necesidad de controlar siempre a nuestro corazón?, ¿no deberíamos seguirlo?, ¿no es en él donde residen las respuestas trascendentales de nuestra existencia?

 

La relación entre la mente y el corazón ha interesado a científicos de distintos campos como la psicología o la neurociencia cognitiva. Según el libro Science of the heart, a partir de los años 60 personajes como John and Beatrice Lacey descubrieron que más que una bomba que se encarga de sostener el flujo de nuestra sangre en el cuerpo, “ el corazón manda mensajes poderosos al cerebro que él no solo entiende, sino que obedece” , Es un sistema inteligente que rige nuestro pensamiento.

 

Al actuar en sintonía con él, transitamos la existencia con alegría y fluidez, siendo fuente de inspiración para otros. Cuando la mente rige nuestras acciones en desconexión con el corazón nuestra realidad se hace más difícil, pues es imposible asumir los retos que se nos presentan a diario yendo en contravía de nuestra verdad interior.

 

Hacer entrar en coherencia a nuestro corazón para generar bienestar en cada ser humano y así traer paz y armonía al mundo, ha sido durante más de 20 años el propósito de HeartMath Institute. Un grupo de científicos en cabeza de Doc Childre que se han dedicado a estudiar este órgano de manera profunda.

 

Así han descubierto que al latir, el corazón genera un campo electromagnético con cada una de sus pulsaciones. Cuando un corazón está en estado de coherencia, de apreciación, sus ondas fluyen de manera armónica. En el sentido contrario cuando se experimenta  estrés,  ira o frustración, entre otras emociones, los movimientos de éstas son irregulares.

 

No basta solo con nutrir nuestro intelecto, llenar nuestra mente de información y datos. Aprender a gestionar nuestras emociones cada día se hace más urgente. Hoy el mundo necesita que los seres humanos encuentren la manera de vibrar en amor profundo y esencial.

 

Aunque no hay un sistema más importante que otro, el poder del corazón se revela en la medida en que se profundiza en su estudio. Pero basta con cerrar los ojos, respirar y entrar un momento en silencio para sentir su poder.

 

 

Liliana Galindo R

Yo quiero ser

Please reload

Please reload

Please reload

Please reload

Please reload